¡La programación da asco!

Un simpático ensayo de Peter Welch sobre todo lo malo que tiene la programación y cómo a pesar de todo, por alguna razón, nos gusta. A continuación os dejo algunas citas destacadas para animaros a leerlo.

La programación apesta

La mayoría de la gente ni si quiera sabe qué hace un administrador de sistemas, pero créeme, si todos se tomaran un descanso para comer al mismo tiempo, no habrían llegado al restaurante antes de que te quedaras sin balas protegiendo tus latas de comida de bandas de mutantes merodeadores.

En este preciso instante alguien que trabaja para Facebook está recibiendo decenas de miles de mensajes de error e intenta encontrar el problema de manera frenética antes de que toda la farsa se colapse. Hay un equipo en una oficina de Google que no duerme desde hace 3 días. En algún lugar hay una programadora de bases de datos rodeada de botellas vacías de Mountain Dew cuyo marido piensa que está muerta. Y si esta gente se parara, el mundo ardería.

Páginas web que no son más que carritos de la compra glorificados con tres páginas dinámicas son mantenidas por equipos de personas que trabajan contra reloj, porque la verdad es que todo está rompiéndose todo el tiempo, en todos sitios, para todo el mundo.

Estas son algunas de las reglas secretas de Internet: cinco minutos después de que hayas abierto un navegador por primera vez, un crío en Rusia ya tiene tu número de la seguridad social. ¿Te has inscrito en alguna web? Un ordenador de la NSA puede rastrear tu ubicación precisa para el resto de tu vida. ¿Has enviado un correo electrónico? Tu dirección de correo ya está impresa en una valla publicitaria en Nigeria.

¿Qué te parece la diatriba? ¿es así tu día a día? ¿alguna vez te has encontrado en una situación parecida?

Comentarios

Aún no hay comentarios

Deja un comentario