Tubes vs torrents: La ética de la piratería

(1 comentario)

Cuando uno entra en el blog de una estrella del porno como es Stoya, una de las últimas cosas que espera encontrar es un artículo sobre la ética de la piratería, las prácticas deshonestas de las primeras empresas de pornografía digital y el cuasi monopolio en el que se encuentran los “porno-tubes” hoy en día. Uno no espera encontrar menciones a los proyectos de ley SOPA y PIPA, o al co-fundador de Pirate Bay, Peter Sunde.

Stoya

Y sin embargo, tampoco debería sorprendernos tanto: es una persona como otra cualquiera, que trabaja en una industria que siempre ha presumido de estar en la cresta de la ola y la vanguardia de la tecnológica.

Merece la pena la lectura. Y luego, si sois mayores de edad, siempre podéis seguir recorriendo el blog, a ver qué otras cosas interesantes encontráis 😉

Vía Genbeta

El Papa sobre los videojuegos

(17 comentarios)

“Toda tendencia a producir programas – incluso películas de animación y videojuegos – que exaltan la violencia y reflejan comportamientos antisociales o que, en nombre del entretenimiento, trivializan la sexualidad humana, es perversión; y mucho más cuando se trata de programas dirigidos a niños y adolescentes. ¿Cómo se podría explicar este “entretenimiento” a los innumerables jóvenes inocentes que son víctimas realmente de la violencia, la explotación y el abuso? A este respecto, haríamos bien en reflexionar sobre el contraste entre Cristo, que “abrazaba a los niños, y los bendecía poniendo las manos sobre ellos” (Mc 10,16), y aquél que “escandaliza a uno de estos pequeños más le vale que le pongan al cuello una piedra de molino” (Lc 17,2)”.

Y esto lo dice un tipo cuyo libro sagrado incluye pasajes tan enternecedores como violaciones, asesinatos en masa (también de niños), incesto, raptos y amputaciones de miembros varios.

La ¿ley? del menor

(40 comentarios)

He llegado a esta noticia de 20 minutos vía Meneame: “Una niña de 12 años recibe una paliza masiva con patadas y piedras mientras el resto de compañeros de instituto jaleaba”.

Otras muestras de lo dulces que pueden ser estos angelitos, gracias a Libertad Digital:

  • Sandra Palo Bermúdez, una disminuida psíquica de 22 años, fue secuestrada, violada, atropellada catorce veces y quemada viva por tres menores de 14, 16 y 17 años y un joven de 18 años.
  • Un joven de 17 años asesinó a un niño de 6 años después de violarle. Le clavó 16 veces unas tijeras y le aplastó la cabeza con una piedra de 20 kilos. Se le condenó a 8 años de internamiento y cinco de libertad vigilada. En la mitad de la condena será revisada su situación.
  • Un niño de 10 años fue hallado muerto en los servicios de unas oficinas en septiembre de 1999. Dos menores de 16 y 17 años le introdujeron la cabeza en el retrete hasta que se ahogó por negarse a hacerles una felación. Fueron puestos en libertad al cumplir los 6 meses de medidas cautelares. Cumplirán una sanción de 5 y 2 años respectivamente.
  • Dos menores de 16 y 17 años querían “hacerse famosas” y “saber qué se sentía al matar a una persona”. Asentaron 32 puñaladas a Clara García, de 16 años; después la degollaron. El juez consideró que ambas menores sabían lo que hacían y tenían capacidad de discernimiento entre lo lícito y lo ilícito, lo moral y lo inmoral, y que el asesinato fue con alevosía y conspiración. Pero la sentencia es de 8 años en un centro de internamiento, revisable a los 4 y posteriormente cinco años de libertad vigilada. Fueron puestas en libertad al cumplirse los 6 meses de medidas cautelares, reingresando posteriormente.

Por favor, que nadie me diga que a estos animales no hay que aplicarles las leyes que rigen para los adultos. Y de paso agradecería que alguien me explicara porqué una persona con 17 años y 364 días de vida tiene menos discernimiento de lo correcto e incorrecto que una con 17 años y 365 días de vida.