Usos prácticos de la estadística: mejora tu puntuación en los dardos

Puede que no sea tu caso, pero, yo, personalmente, cuando juego a los dardos, sólo soy capaz de hacer diana o alcanzar el triple 20 de casualidad, en contadas ocasiones, y con mucha suerte. Pero lo cierto es que tampoco hace falta ser Phil Taylor para ganar una partida a un grupo de amigos ligeramente intoxicados por pintas irlandesas.

Y menos ahora, que tienes la estadística de tu parte, gracias al estudio de 3 graduados de Stanford, que utilizan un modelo gaussiano para intentar optimizar las puntuaciones, determinando a qué zona deberías lanzar basándose en una serie de tiradas previas de ejemplo. Sólo tienes que apuntar a la diana 50 veces, introducir tus puntuaciones en el applet que crearon basándose en sus datos y pulsar ‘Create heat map!’.

Este sería mi resultado, después de 51 tiradas, usando una pequeña diana que tengo en casa:

Dardos y estadística

Como veis, me recomiendan lanzar al 8 simple, muy cerca del 16, para obtener una puntuación media bastante decepcionante de 12.47. Pronostican una puntuación de 12.15 en caso de que apuntara a la diana, y 10.25 en caso de apuntar al 20 triple. No es una buena cosa para mis aspiraciones a convertirme en jugador de dardos profesional. Tendré que seguir dedicándome a la informática 😉

Ahora bien, siempre hay que tomarse estas cosas con un grano de sal, porque, como dijo Mark Twain, “Hay tres clases de mentiras: las mentiras, las malditas mentiras y las estadísticas”. Eso sí, si ganáis alguna partida gracias a estos datos, no olvidéis invitarme a una cerveza.

Comentarios
  1. alexanderb221

    Buena frase.

    Responder

  2. Y las mentiras y gordas xD

    Responder

  3. interesante

    Responder

  4. Necro

    Genial, estos son los post que hacen tan bueno el blog.
    No te lo tomes a mal pero haber si escribes mas post que estás un poco vago ultimamente
    Y te digo este desde el aprecio que le tengo a tu blog, que es el mejor que hay.

    Saludos

    Responder

    • Soy consciente de ello. Los culpables han sido las comidas familiares, la búsqueda de regalos, una semana que me tomé de vacaciones y el síndrome post vacacional 😛

      Responder

  5. Oralee! A practicar de hecho nunca he jugado esto!! ;D

    Responder

  6. Corre una chela a domicilio!

    Responder

Deja un comentario