El principio de Dilbert

El principio de Dilbert

El principio de Dilbert

Calificación: Excelente
Autor: Scott Adams
Año: 1998

 

Estas son algunas citas selectas de este fantástico libro de humor ácido sobre la realidad de la empresa que acabo de terminar de leer. Podéis encontrarlo en Amazon al precio de 28$ (unos 22€) o 15$ en segunda mano (unos 12€).

Cuando me sumé a la población activa en 1979, el principio de Peter describía bastante bien lo que era la dirección empresarial. Ahora creo que a todos nos gustaría volver a los «años dorados» cuando al menos uno tenía un jefe que alguna vez supo hacer algo bien.

últimamente el principio de Peter ha dado paso al «principio de Dilbert». La premisa básica del principio de Dilbert es que los trabajadores más ineptos pasan sistemáticamente a ocupar cargos donde pueden causar el menor daño: la dirección de la empresa. Esta estrategia no ha resultado ser tan exitosa como cabría esperar.

Uno de los mayores retos para la comunicación empresarial es el de desarrollar un nombre para el departamento que le haga parecer de vital importancia para el resto de la empresa, sin atraer por ello demasiado trabajo.Puede hacerlo utilizando palabras vacías pero altisonantes como «excelencia», «tecnología» y «distrito» como parte del nombre.

el sistema de mercado funciona, y su empresa cuenta exactamente con la calidad de empleados por los que está dispuesta a pagar

Si un documento tiene más de dos páginas, pocas personas lo leerán. Y quienes lo lean no lo recordarán al cabo de veinticuatro horas. Por eso, todos los documentos deberían tener más de dos páginas. No querrá que sus lectores se vean influidos por un puñado de datos. Lo que quiere es que observen el uso creativo que hace de los tipos de letra, su brillante empleo del espacio en blanco y su inspirada grafía.

Puede usted cortocircuitar las dos o tres neuronas que usa la gente a modo de sentido común, apelando a su avaricia. Nada define mejor al ser humano que su voluntad para hacer cosas irracionales en la persecución de recompensas fenomenalmente improbables. Es el principio en el que se basan las loterías, las citas a ciegas y la religión.

Todo el mundo exagera sus talentos. No hay ningún truco en eso. Sólo hay que llevarlo hasta el siguiente nivel: la más completa fantasía.

El material de oficina constituye una parte importante de su paquete total de compensaciones. Si Dios no quisiera que la gente robara material de oficina, no nos habría proporcionado maletines, carteras y bolsillos. De hecho, no existe ninguna gran religión que prohíba específicamente el saqueo del material de oficina

si no puede ser rico, lo siguiente que más se le parece es ser presuntuoso y cínico.

El departamento de Marketing utiliza muchas técnicas avanzadas para juntar producto y comprador de una forma que eleve al máximo los beneficios. Por ejemplo, regalan llaveros.

Los ingenieros son los enemigos naturales de los especialistas de marketing, y siempre tratan de inyectar su indeseable lógica y conocimiento en cada situación. A menudo plantearán exigencias irracionales como que un producto tenga al menos algún uso. En ocasiones, se quejarán de que el producto mutila a los clientes. Si no es una cosa, es otra.

Nunca es buena idea dejarse limitar por la realidad cuando prepare sus previsiones para el negocio. La realidad es muy impopular y nada divertida de leer.

Ningún ingeniero contempla el control remoto de una televisión sin preguntarse qué se necesitaría para transformarlo en una pistola que dispara dardos tranquilizantes.

Los ingenieros varones alcanzan su mayor atractivo sexual más tarde que los hombres normales, y se convierten en dínamos eróticas irresistibles desde los 35 años hasta finales de los cuarenta. Sólo hay que fijarse en los siguientes ejemplos de hombres sexualmente irresistibles en profesiones técnicas:

  • Bill Gates.
  • MacGyver.
  • Etcétera.

Las ingenieras son irresistibles cuando llegan a la mayoría de edad y se mantienen así hasta unos treinta minutos después de su muerte clínica. Algo más si hace un día caluroso.

En cuanto al ego, hay dos cosas importantes para los ingenieros:

  • Lo astutos que son.
  • De cuántos artilugios eléctricos de moda disponen.

La forma más rápida de lograr que un ingeniero solucione un problema es declarar que el problema es insoluble.

La dirección ejecutiva suele verse obligada a nombrar por decreto a un líder del equipo, basándose para ello en las calificaciones siguientes:

  • El candidato debe saber preparar gráficos.
  • El candidato debe ser una forma vital basada en el carbón.

La investigación ha demostrado que no hay sobre el planeta nada más estúpido que un «usuario final». El estudio clasifica del siguiente modo la inteligencia relativa de algunos artículos comunes del hogar:

  1. Gato
  2. Col
  3. Plastilina
  4. Martillo
  5. Usuario final

14 pensamientos en “El principio de Dilbert”

  1. Pingback: meneame.net

  2. Pingback: www.getgui.com

  3. Pingback: chuza.org

  4. Yo soy jefe, el jefe de John y no me hace puta gracia que se hable de nosotros como parte de un sociedad empresarial inepta e incompetente, no teneis S.S, no cobrais pagas extras y periodos de vacaciones, os quejais de vicio. Un abrazo John, a ver que tal por las burgas.

  5. Pingback: El principio de Dilbert de Scott Adams - Apuntes Breves « Raul Barral Tamayo’s Blog

  6. Pingback: 10 libros míticos sobre programación que todo desarrollador debería leer « Command Line

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.