7 comentarios en «Taza vim»

  1. El alumno (levantando el dedo lo más alto posible):
    «Yo, yo, yo, yo»
    El profesor:
    «¡¡Si!!, ¡¡tu!!, el de la camisa azul»
    El alumno (aliviado):
    «Cafeina Señor»
    El profesor:
    «Gracias Google»

  2. Pingback: Ephemera: Porque las cosas no tienen por qué acabar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.